“Quiero llegar a viejita, en mi finca, con mis cultivos, mis animales y mi esposo:” mujer rural beneficiaria de la ADR, en Pueblo Rico – Risaralda

13-mujer-rural-beneficiaria-adr-risaralda

21 de mayo de 2021. 

Entre la majestuosidad de las montañas y la enorme cordillera occidental, está Pueblo Rico, el municipio más extenso del departamento de Risaralda y por donde corren aguas caudalosas de los ríos San Juan, Cuanza, Tatamá, Taiba, Curumbará, Guarato, Lloraudó, Aguas Claras y otros riachuelos o quebradas que dan vida a la flora y la fauna de este rincón de Colombia.

La quebrada Siatocito pasa por la finca de la productora rural, Adriana María Holguín, una mujer de mirada penetrante y voz recia, desplazada hace muchos años de su finca en Apía, víctima del asesinato de sus padres y esposo, hoy vive tranquila con sus cultivos y animales.

Entre frase y frase, cuenta su historia de vida y aprovecha para lanzar una que otra bendición a los miembros de la Agencia de Desarrollo Rural, como señal de agradecimiento por el servicio de extensión agropecuaria que le han prestado entre Futuragropec y la ADR, una herramienta con la que ha podido aplicar conocimientos y métodos que mejoran su productividad.

Futuragropec, Empresa Prestadora del Servicio de Extensión Agropecuaria que ofrece la ADR, opera en Risaralda y como doña Adriana, hay más de 460 usuarios que se benefician con diferentes capacitaciones en diversos temas; específicamente en cinco líneas productivas: agro-ganadería, aguacate, caña panelera, mora y plátano en Apía, La Celia, Marsella, Mistrató, Pereira, Quinchía, Santa Rosa de Cabal y Santuario.

En Pueblo Rico, Futuragropec atiende 40 usuarios, entre ellos, la señora Adriana quien explica que con las visitas que han realizado los profesionales de la Agencia, ha podido aprender sobre las buenas prácticas agrícolas con las que a la fecha, ha logrado sembrar 10 mil árboles de café, de los cuales tres mil ya finalizaron el proceso de zoqueo, es decir, una práctica sencilla de renovación de los cafetales; con la que es posible entrar nuevamente a producción.  

La articulación entre la ADR y Futuragropec ha permitido que la emprendedora risaraldense cuente con un plan de fortalecimiento que abarca diferentes enfoques en procesos asociativos, buenas prácticas, comercialización, valor agregado y responsabilidad ambiental, y que en definitiva, como afirma Adriana, ha logrado que “lo que salga se venda”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura denomina las buenas prácticas agrícolas como un conjunto de principios y recomendaciones técnicas aplicables a la producción, procesamiento y transporte de alimentos, orientados a cuidar la salud humana, proteger al medio ambiente y mejorar las condiciones de los trabajadores y familias.

Adriana asegura que el servicio de extensión agropecuaria ha sido fundamental en el proceso de la siembra de sus cultivos y el resultado de los mismos, “aprendimos a utilizar mejor los insumos, así ahorramos más y se tienen mejores resultados. Tanto en el café como en el plátano” precisó la mujer rural. 

  Esta aguerrida mujer risaraldense, quien decidió rehacer su vida con un hombre, hoy agradece el apoyo del Gobierno Nacional y espera seguir contando con los beneficios para lograr sembrar, además del café, otros productos como fríjol, “estamos muy agradecidos y esperamos seguir contando con ustedes para mejorar nuestra calidad de vida, llegar a viejita, en mi finca, con mis cultivos, mis animales  y mi esposo”, concluyó Holguín.